Un silbido mortal

La inflamación de la laringe puede aparecer repentinamente y poner en peligro la vida, aunque sus causas son aparentemente inocentes. Basta que seamos alérgicos al maní, a la leche o al pescado, así como a algunas drogas o venenos de insectos.

Shutterstock

La laringe es la parte del sistema respiratorio que conecta la garganta con la tráquea, donde se ubica el aparato vocal. El edema laríngeo es una situación en la que, debido a la acumulación de líquido dentro de los tejidos blandos que componen este órgano, su luz se estrecha o se cierra por completo, por donde pasa el aire hacia y desde los pulmones durante la respiración.

Los síntomas del edema laríngeo dependen de su gravedad y la velocidad de su aumento. Inicialmente, puede experimentar una sensación de picazón y rascado en la garganta. Esto puede ir seguido de ronquera, dificultad para hablar u otros cambios repentinos en la voz. Otro síntoma característico es un ataque de tos seca y agotadora resultante de la sensación de irritación en la garganta. A veces se llama tos perruna, común en los niños. También pueden surgir problemas para tragar. Finalmente, aparece disnea, cuya gravedad depende del grado de cierre laríngeo. Consiste principalmente en problemas de inhalación. El aire, exprimiendo con dificultad a través de la laringe inflamada, puede causar la característica sibilancia conocida como estridor laríngeo. A veces, sin embargo, cuando la hinchazón se desarrolla rápidamente, la dificultad para respirar puede ser el primer síntoma.

El edema laríngeo puede tener muchas causas, siendo la más común una reacción alérgica. Se observa en más de la mitad de los casos de shock anafiláctico. La causa del edema laríngeo alérgico puede ser una alergia a venenos de insectos (p. Ej., Avispas, abejas, avispones), fármacos (p. Ej., Antibióticos, fármacos antihipertensivos, fármacos antiinflamatorios no esteroideos) o alimentos (p. Ej., Pescado, marisco, cacahuetes). Con menos frecuencia, la causa puede ser la exposición a alérgenos inhalados o sustancias proteicas parenterales o sueros utilizados en medicina.

Otra causa de edema laríngeo también puede ser el llamado angioedema, también conocido como edema de Quincke. En esta enfermedad, debido al aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos, se produce hinchazón en varios lugares, incluida la laringe. La enfermedad puede ser congénita o adquirida, y algunos casos son alérgicos y coexisten con urticaria. Los alimentos (cacahuetes, nueces, huevos de gallina, leche), fármacos (antiinflamatorios no esteroideos), así como estímulos inespecíficos en forma de estrés o trauma pueden desencadenar la cascada de complejas reacciones alérgicas-inmunes.

El edema laríngeo también es una complicación de las infecciones respiratorias, tanto virales (virus de la influenza, parainfluenza, rinovirus, enterovirus) como bacterianas (Haemophilus influenzae). La laringitis en los niños puede ser especialmente peligrosa. Debido a la diferente estructura de la laringe en los más jóvenes, es más propensa a la aparición de edema inflamatorio. A veces, en los niños, la dificultad para respirar y el estridor aparecen repentinamente y no van precedidos de otros síntomas y quejas.

Otra causa menos común de edema laríngeo son las lesiones (p. Ej., Durante la extracción del tubo endotraqueal, intubación prolongada), lesiones de los tejidos blandos de la laringe, quemaduras térmicas (p. Ej., Como resultado de la inhalación de aire caliente durante un incendio) y quemaduras químicas (por ejemplo, como resultado de la inhalación de irritantes).

Tenga en cuenta que el edema laríngeo es una situación potencialmente mortal. La aparición repentina de disnea inspiratoria, estridor y ronquera, especialmente en niños, requiere una consulta médica urgente. El manejo y tratamiento del edema laríngeo depende de su causa (adrenalina, glucocorticosteroides, plasma fresco congelado). La prioridad es mantener abiertas las vías respiratorias. A veces, la intubación es necesaria y, en casos extremos, cuando la laringe está completamente cerrada y la intubación no es posible, se realizan procedimientos de traqueotomía o cricotirotomía que salvan vidas.

Texto: lek. Paulina Jurek

Lea también: Laringitis aguda en niños

Etiquetas:  Salud Sexo Sexo-Amor