40a semana de embarazo

La semana 40 de embarazo suele estar marcada por el ojo atento a los primeros signos del parto. A algunas mujeres les preocupa que "pasarán por alto" los síntomas del trabajo de parto y que no podré distinguir entre las contracciones prenatales y las contracciones del trabajo de parto. A continuación, encontrará consejos sobre cómo saber en la semana 40 de embarazo que la interrupción llegará en el momento.

Aunque un embarazo normal puede durar de 38 a 42 semanas, la fecha de parto es en la semana 40. Sin embargo, no cuente con un día perfecto que probablemente haya estado marcado en rojo en su calendario durante mucho tiempo. Solo es posible con ... la vigésimo quinta mujer embarazada. Por lo tanto, al final del embarazo, debe escuchar atentamente a su cuerpo y esperar los síntomas de interrupción con urgencia.

40a semana de embarazo - desarrollo del bebé

A las 40 semanas de gestación, el bebé mide 50 cm de altura y pesa 3,5 kg en promedio. Por supuesto, las desviaciones de estos valores no significan automáticamente que haya algo mal con su bebé, por lo que si su bebé es más pequeño o más grande, esto todavía no es motivo de preocupación. Además, no se preocupe cuando su peso disminuya ligeramente después del parto; sucede que los bebés pierden hasta un 10%. su peso al nacer. Después de un tiempo, esta tendencia se detiene y los pequeños comienzan a crecer de nuevo de manera intensiva.

Por supuesto, el bebé está completamente preparado para nacer. Todos los sentidos funcionan correctamente. La visión es la menos desarrollada en este momento, pero cambiará rápidamente después del parto. Inicialmente, la vista del recién nacido se verá borrosa, por lo que es en vano buscar signos de enfoque de la vista, pero los estímulos constantes harán que la vista se acostumbre rápidamente a las nuevas condiciones.

El bebé aún está creciendo. Si el embarazo se transfiere, es decir, más de 42 semanas, la circunferencia de la cabeza del bebé puede ser tan grande que el parto natural sea imposible. En estos casos, los médicos deciden tener una cesárea.

40a semana de embarazo: cambios en su cuerpo

Las últimas semanas antes de la terminación no son radicalmente diferentes entre sí. Sin embargo, es fácil imaginar que en la semana 40 de embarazo la fatiga está alcanzando su cenit. Esto se debe no solo al peso extra que tiene que cargar una mujer, sino también a la hinchazón constante, los problemas de circulación, el aumento de la presión y el dolor de espalda. Todo esto hace que el parto, que suele parecer aterrador al inicio del embarazo, a las 40 semanas suele esperarse como una gran salvación.

Entonces, si ha pasado la fecha de vencimiento establecida por su médico y la acción no ha comenzado, puede probar algunas actividades que pueden acelerarla. Sin embargo, recuerde que debe discutir esto con su médico tratante de antemano, ya que en algunos casos no es aconsejable apresurar la solución. Si su ginecólogo está de acuerdo, puede aumentar ligeramente su actividad, por ejemplo, caminando. En muchos casos, las relaciones sexuales también ayudan.

40a semana de embarazo: síntomas del inicio del trabajo de parto

Por lo general, la primera señal de que el trabajo de parto está a punto de comenzar es cuando tiene contracciones. ¿Cómo los distingue de los calambres adivinos? En primer lugar, aparecen con regularidad, generalmente cada varios minutos. Las contracciones son independientes de su actividad, lo que significa que cambiar de posición no detiene la contracción. Las contracciones del trabajo de parto también son dolorosas.

Otro síntoma de que está empezando a dar a luz es que se le rompe la fuente. No siempre desaparecen en grandes cantidades, a veces simplemente comienzan a supurar. Por lo tanto, si su ropa interior está empapada con un líquido transparente, vaya al hospital. Debe correr a la sala de partos aún más rápido si las aguas son de un color inusual, como verdoso. Esto significa que el bebé ha donado meconio, que podría envenenarlo.

A muchas mujeres les preocupa que su líquido amniótico se drene rápidamente en público, pero en realidad suele ocurrir ya en un hospital, ya que en la gran mayoría de los casos las contracciones suelen comenzar primero. Se estima que solo el 15 por ciento. de las mujeres, el líquido amniótico se desprende antes de ir al hospital.

Especialmente importante en la semana 40 de embarazo.

Si el parto no tiene lugar a las 40 semanas de embarazo, el médico puede, en algunos casos, pensar en la inducción del trabajo de parto ya en esta etapa. Para ello, a la mujer se le administra oxitocina, lo que provoca la aparición de contracciones uterinas. A veces, el ginecólogo también perfora la vejiga fetal. Si estos métodos no funcionan, se realiza una cesárea.

Investigación a las 40 semanas de embarazo

En la semana 40 de embarazo, el médico generalmente recomienda una prueba de CTG cada pocos días, es decir, la medición simultánea de las contracciones uterinas y las contracciones del corazón del bebé. Además, se realiza una prueba de oxitocina en embarazos de riesgo. La prueba consiste en administrar oxitocina intravenosa a la mujer en una dosis que provoca contracciones (pero que no provoca trabajo de parto). Después de que ocurren las contracciones, se examina si la frecuencia cardíaca fetal ha cambiado.

Un dato interesante sobre la semana 40 de embarazo.

El embarazo normal dura entre 38 y 42 semanas, por lo que si su bebé no nace en la semana 40 de embarazo y usted no experimenta ningún síntoma perturbador, esto no es motivo de preocupación. Si aún no hay una solución después de este tiempo, los médicos inducirán el parto por sí mismos.

Etiquetas:  Sexo-Amor Salud Sexo