3ra semana de embarazo

En la tercera semana de embarazo, muchas mujeres ni siquiera se dan cuenta de que ha tenido lugar la concepción. Sin embargo, si una pareja está tratando de tener un bebé y busca síntomas con urgencia, a veces una mujer que ya se encuentra en la tercera semana de embarazo siente que algo en su cuerpo ha cambiado. Compruebe cómo cambia el cuerpo de la mujer en la tercera semana de embarazo, cómo se desarrolla el embrión y a qué debe prestar especial atención la futura madre.

La edad del embarazo se da tomando como inicio el primer día de la última menstruación antes de la concepción. La fertilización ocurre durante la ovulación, que generalmente ocurre aproximadamente dos semanas después del inicio de la menstruación. Esto significa que la tercera semana de embarazo es en realidad la primera semana del desarrollo de un embrión microscópico.

En esta etapa temprana del embarazo, muchas mujeres no notan ningún cambio particular en su cuerpo. No es de extrañar: los cambios tienen lugar principalmente a nivel de la economía endocrina y para muchas mujeres simplemente pasan desapercibidos. Es común que un embarazo temprano se pierda y el próximo período sea en la fecha esperada, y una mujer nunca se entera de que se está desarrollando un embrión en su cuerpo. Es un proceso natural y en ocasiones no tiene nada que ver con la forma de vida de la futura madre, sino simplemente con los defectos del embrión en desarrollo.

Algunas mujeres informan que se han sentido diferentes desde el mismo momento de la concepción. De hecho, los cambios en los niveles hormonales significan que ya en la tercera semana de embarazo, la futura madre puede darse cuenta de que se está desarrollando un embrión en su cuerpo. Sin embargo, si está tratando de tener un bebé y siente que su cuerpo “no ha cambiado”, no significa que haya fallado. Muchas mujeres solo sienten los efectos del embarazo después de unas pocas semanas.

3a semana de embarazo: desarrollo del bebé

Aunque se encuentra "formalmente" en la tercera semana de embarazo, el embrión que se está desarrollando en su cuerpo acaba de ser creado, y esta es la primera semana de desarrollo.

Ha habido fertilización en las trompas de Falopio. Es posible que uno o más huevos hayan sucumbido a él. Con más de un embrión en desarrollo, si el embarazo tiene éxito, dará a luz mellizos o trillizos que no son idénticos. Los gemelos idénticos o idénticos solo nacerán cuando el embrión en desarrollo se divida en dos embriones idénticos.

En unas pocas horas, el embrión se divide en dos células, que luego se vuelven a dividir para formar cuatro células, etc. El embrión crece cada vez más rápido. Durante los primeros 3-4 días de la tercera semana de embarazo, el embrión es un grupo de células llamado mórula. Se parece un poco a una zarzamora. La mórula viaja lentamente por la trompa de Falopio hacia el útero.

Cuando llega al final de la tercera semana de embarazo, suele ser en forma de blastocisto. Se diferencia de la etapa anterior en que se ha formado un espacio vacío en su interior. Otra división celular tiene lugar en la blástula y durante los próximos 3-4 días madurará y luego se establecerá en el útero.

Tercera semana de embarazo: cambios en su cuerpo

Solo cuando el embrión se establece en el revestimiento del útero, lo que ocurre al final de la tercera y cuarta semanas de embarazo, comienza a producir una hormona llamada gonadotropina coriónica (HCG). Sin embargo, si tiene ciclos irregulares y la implantación ocurrió un poco antes, su cuerpo ya está cambiando y es posible que sienta algunos cambios en él.

A veces, durante la implantación del embrión en el endometrio, se produce un sangrado muy leve. No debe confundirse con el sangrado menstrual. De hecho, la sangre proviene de vasos alterados en el revestimiento del útero. Por lo general, son solo unas pocas gotas de sangre y, a veces, solo un moco de color más oscuro de lo habitual. A veces, incluso si se ha producido la implantación, el sangrado de implantación no se produce en absoluto.

Otro signo temprano de embarazo puede ser sensibilidad en los senos y, a veces, oscurecimiento de los pezones.

Algunas mujeres también afirman que se sintieron cansadas desde la primera semana de embarazo y, a veces, su temperatura corporal aumenta ligeramente. Esto lleva a algunos a bromear diciendo que los primeros signos de embarazo pueden confundirse fácilmente con el resfriado común.

Especialmente importante en la tercera semana de embarazo.

Un embarazo joven es muy sensible a cualquier cambio químico en su cuerpo. Todo el primer trimestre del embarazo es un período de riesgo excepcional, pero cuanto antes la semana del embarazo, las consecuencias más graves de una posible intoxicación, incluido el aborto espontáneo, lo son.

Por tanto, es fundamental evitar sustancias que puedan resultar tóxicas para el embrión. Si cree que puede tener 3 semanas de embarazo, no beba alcohol, no fume, no consuma drogas. Tomar medicamentos también requiere cuidados especiales. En el prospecto de cada producto encontrará información sobre si el principio activo es seguro para el embrión.

También debe prestar mucha atención a su dieta. Lave las frutas y verduras crudas incluso más a fondo de lo habitual antes de consumirlas, porque pueden contener no solo parásitos, sino también pesticidas que se rocían sobre los cultivos. Mientras tanto, el contacto con ellos puede causar no solo trastornos del desarrollo, sino también la muerte del embrión. Trate de comer más alimentos orgánicos, de cultivos que no utilicen muchos fertilizantes artificiales. Vale la pena apoyar una dieta saludable con suplementos. Ahora puede comprar vitaminas prenatales para mujeres embarazadas en Medonet Market.

Además, trate de evitar el contacto con "productos químicos" a diario. Deja que tu pareja limpie la casa durante muchas horas. Además, evite visitar una piscina clorada. Puede utilizar instalaciones que garanticen la pureza del agua mediante la ozonización.

Pruebas en la tercera semana de embarazo

Las pruebas de embarazo caseras detectan los niveles de gonadotropina coriónica. Esta hormona es producida por el embrión después de la implantación en la membrana uterina. Entonces, si está en la tercera semana de embarazo y el embrión aún no ha sido implantado, la prueba de embarazo no mostrará que ha concebido. La primera vez que puedes empezar a pensar en hacerte una prueba de embarazo es cuando estás en la cuarta semana de embarazo, aunque durante esta semana el resultado suele ser un falso negativo.

Un dato interesante sobre la tercera semana de embarazo.

Si el embrión se divide durante los primeros o varios días del embarazo, es decir, también en la tercera semana de embarazo, existe la posibilidad de que ambos embriones se desarrollen correctamente y nazcan gemelos idénticos. Estos bebés tendrán material genético idéntico y, por lo tanto, tendrán el mismo aspecto.

Etiquetas:  Sexo-Amor Sexo Salud