Dieta durante el embarazo

Las reglas de nutrición recomendadas para mujeres embarazadas son bastante simples. Durante la primera mitad del embarazo, elija alimentos naturales, frescos y saludables y evite los conservantes. No se recomienda suplementarse con vitaminas y minerales en forma de tabletas (excepto el ácido fólico) en los primeros tres meses de embarazo. Un exceso de ciertas vitaminas (como la vitamina A) puede incluso ser perjudicial para el feto en desarrollo.

NataliaDeriabina / iStock

Calorías en el embarazo

Durante el embarazo cambia levemente: en el primer trimestre es igual que antes del embarazo, y en las últimas etapas aumenta solo en 300 kilocalorías al día, y según los estándares del Instituto de Alimentación y Nutrición ronda las 3000 kilocalorías. .

Si una mujer tenía un peso corporal normal antes del embarazo, debería ganar un peso máximo del 20 por ciento. en relación con su peso antes del embarazo. Pero si tiene sobrepeso antes del embarazo, es posible que no aumente de peso en absoluto.

Reglas de nutrición en la segunda mitad del embarazo.

El feto en desarrollo necesita cada vez más nutrientes, entre los cuales la proteína, el bloque de construcción básico de los tejidos, es muy importante. Durante este período, la dieta debe incluir productos como:

  1. los panes integrales, la pasta y el arroz integral son fuentes de carbohidratos. Estos productos aportan energía, vitaminas, minerales y fibra;
  2. frutas y verduras frescas, que también son una valiosa fuente de vitaminas, minerales y fibra;
  3. carne, pescado, huevos, frutos secos, legumbres, leche y sus productos que aportan no solo proteínas, sino también hierro y calcio;
  4. grasas vegetales (aceite de oliva, aceite), preferiblemente en forma de aditivo para ensaladas.

Además, se debe limitar el consumo de grasas animales y dulces. Un exceso de productos que contienen grasas y azúcares favorece el sobrepeso. También debes recordar acerca de las vitaminas y minerales, que incluyen, en particular: hierro, calcio y vitamina C.

Durante el embarazo, también vale la pena utilizar suplementos de ácido fólico, que favorecen el desarrollo adecuado del feto.Se pueden pedir 400 mcg de ácido fólico en Medonet Market.

Dieta de embarazadas y consumo de carne.

Una mujer embarazada debe comer carne casi todos los días, pero en pequeñas cantidades. Sin embargo, la carne blanca (aves) es preferible a la carne roja menos saludable. La carne es la mejor fuente natural de hierro bien absorbido, cuya necesidad durante el embarazo casi se duplica.

No debe comer carne, pescado, mariscos crudos. La razón de esto es el riesgo de infección por toxoplasmosis, listeriosis o parásitos de la carne y el pescado. Por la misma razón, los patés y carnes etiquetadas también son desaconsejables. Además, el pescado ahumado y los embutidos contienen derivados cancerígenos del humo.

Dieta en el embarazo y consumo de grasas

Durante el embarazo, debe dejar de consumir más carnes grasas y manteca de cerdo, ya que promueven la obesidad, la aterosclerosis y la enfermedad coronaria. Por otro lado, los aceites vegetales contienen muchas vitaminas (E, K, A) y ácidos grasos omega-6 insaturados, que son necesarios para el correcto desarrollo del feto. Los productos recomendados incluyen: aceite de oliva y aceites: soja, girasol, colza.

Dieta en el embarazo y consumo de frutas y verduras

Durante el embarazo, de manera significativa, incluso del 50 al 100 por ciento. - aumenta la necesidad de vitaminas y minerales necesarios para el correcto desarrollo del feto (especialmente vitamina C, carotenoides, folatos). Por lo tanto, en el segundo y tercer trimestre del embarazo, una mujer debe consumir una variedad de tipos de aproximadamente 500 g de verduras y 400 g de fruta todos los días.

Debido a que las verduras contienen mucha fibra y vitaminas, lo mejor es comerlas crudas. Sin embargo, las verduras crudas pueden ser difíciles de digerir. Así que las verduras al vapor funcionan igual de bien.

¿Quieres saber qué raciones de verduras y otros productos añades a tus comidas? Utilice una báscula de cocina electrónica: el producto está disponible en la oferta de Medonet Market.

Dieta en el embarazo y consumo de pescados grasos de mar

En la dieta de una mujer embarazada, el pescado es un producto muy importante porque aportan a su organismo proteínas, vitaminas y especialmente ácidos grasos insaturados omega-3, que juegan un papel importante en el desarrollo del cerebro del bebé y posiblemente reducen el riesgo de desarrollar alergias. Los más recomendados son los pescados de mar azul, entre los que merece especial atención el arenque (no acumulan metales pesados). Los más riesgosos son el atún y el salmón (el salmón báltico y noruego, a diferencia del salmón del océano, contiene muchos metales pesados).

Dieta en el embarazo y consumo de hígado

Aunque el hígado es una fuente valiosa de hierro, no se recomienda su consumo, especialmente en grandes cantidades, durante el embarazo. Contiene grandes cantidades de vitamina A, lo que puede aumentar el riesgo de que un bebé desarrolle malformaciones.

Dieta en el embarazo y consumo de leche y productos lácteos.

Debido a que aportan proteínas saludables, el calcio y la vitamina D que mejor se absorben, la dieta diaria de una mujer embarazada debe incluir leche y productos lácteos (a menos que la mujer sea alérgica a este tipo de producto). Además de la leche, también es recomendable comer kéfir, yogur o queso (el queso blanco contiene poco calcio).

No debe comer leche cruda y quesos elaborados con ella (como, por ejemplo, el queso oscypek original, el queso azul azul, el queso Korycin), porque pueden ser una concentración de bacterias que son peligrosas para el embarazo. Listeria monocytogenes. Sin embargo, estos productos se pueden hornear o cocinar. También hay que recordar que los quesos blandos polacos como el brie o el camembert están elaborados a partir de leche que ha pasado por un proceso de pasteurización o microfiltración, por lo que su consumo es seguro.

Importante

No todas las dietas son saludables y seguras para nuestro organismo. Se recomienda que consulte a su médico antes de comenzar cualquier dieta, incluso si no tiene ningún problema de salud. Al elegir una dieta, nunca sigas la moda actual. Recuerda que algunas dietas, incl. bajas en nutrientes particulares o fuertemente limitantes de calorías, y las dietas mono pueden ser debilitantes para el cuerpo, conllevan un riesgo de trastornos alimentarios y también pueden aumentar el apetito, contribuyendo a un rápido retorno al peso anterior.

Ácidos grasos insaturados. Comprueba por qué son necesarios para nosotros

Dieta en el embarazo y requerimientos de líquidos.

La demanda de líquidos no aumenta en comparación con el período anterior al embarazo: cada persona necesita entre 2 y 2,5 litros al día.

No está prohibido beber agua carbonatada durante el embarazo, aunque conviene recordar que el dióxido de carbono que contiene puede provocar gases y acidez de estómago.

El café no debe beberse en grandes cantidades. Según los especialistas, es seguro beber dos tazas de café al día durante el embarazo.

El contenido del sitio web healthadvisorz.info tiene como objetivo mejorar, no reemplazar, el contacto entre el usuario del sitio web y su médico. El sitio web está destinado únicamente a fines informativos y educativos. Antes de seguir los conocimientos especializados, en particular los consejos médicos, contenidos en nuestro sitio web, debe consultar a un médico. El Administrador no asume ninguna consecuencia derivada del uso de la información contenida en el Sitio web. ¿Necesita una consulta médica o una receta electrónica? Vaya a healthadvisorz.info, donde obtendrá ayuda en línea de forma rápida, segura y sin salir de casa. Ahora puede utilizar la consulta electrónica también de forma gratuita en el marco del Fondo Nacional de Salud.

Etiquetas:  Psique Medicamentos Sexo-Amor