Procesos cognitivos: división y características, procesos cognitivos en un niño, trastornos cognitivos en un niño.

Los procesos cognitivos son las funciones básicas que nos ayudan a conocer la realidad, ganarnos orientación en el entorno, asimilar conocimientos sobre el mundo que nos rodea y procesar la información obtenida, para luego llevarla al entorno en forma de reacción, que es nuestro comportamiento. .

Sasenki / Shutterstock

La mente humana no aprende sobre la realidad a partir de los datos recibidos de los órganos de los sentidos, sino que mapea y modela activamente el objeto percibido en alguna forma simbólica de estructuras cognitivas. Tales estructuras son la acumulación de conocimiento y los mecanismos de su creación y modificación son procesos cognitivos. El sistema cognitivo de la mente no es un dominio exclusivamente humano, sino más bien una propiedad del sistema nervioso, similar a la capacidad de provocar contracciones musculares y el movimiento de los animales. Sin embargo, se sabe que el desarrollo de la eficiencia de los procesos cognitivos en el mundo animal es radicalmente diferente. Teóricamente, las emociones también podrían considerarse como procesos de procesamiento de información pertenecientes a alguna categoría de procesos cognitivos, pero generalmente la zona emocional y la zona cognitiva se tratan por separado.

Procesos cognitivos humanos: división y características

Los procesos cognitivos se pueden catalogar, clasificar y describir de muchas formas, pero está ampliamente aceptado que los procesos cognitivos se pueden dividir en elementales y complejos.

Los procesos cognitivos elementales son una secuencia de procesamiento de información estrechamente relacionada con la recepción, interpretación y acumulación de información. Distinguimos entre tres categorías: atención, percepción y memoria, mientras que las fuentes científicas seleccionadas también incluyen el control cognitivo y las funciones ejecutivas como procesos cognitivos elementales.

Los procesos cognitivos complejos son el pensamiento y el lenguaje. El pensamiento puede describirse como la capacidad de la mente para crear un modelo simbólico de la realidad y modificar ese modelo para reemplazar las acciones reales. Por ejemplo, la resolución de problemas o la abstracción son categorías muy limitadas que caen dentro de la definición de procesos complejos. El tema del lenguaje es un tema interdisciplinario, y el lenguaje no es aquí solo el dominio de la psicología, sino también de la lingüística, la filología y la filosofía. El lenguaje media la comprensión y descripción del mundo que nos rodea, constituye su imagen mental (la llamada imagen lingüística del mundo) y puede desarrollarse (prolongarse) prácticamente a lo largo de la vida.

Procesos cognitivos de un niño en edad preescolar.

Los procesos cognitivos se forman en los seres humanos desde una edad temprana. El sentido de la vista y el oído juega un papel muy importante en la adquisición de experiencia por parte de un niño. Por este motivo, las funciones cognitivas deben ejercitarse en la etapa de la primera infancia. En la edad preescolar, es característica la estrecha conexión de los procesos cognitivos con la acción, así como una particular susceptibilidad a los estímulos externos, que es el principal factor que dirige el pensamiento. El niño piensa de forma concreta-imaginativa y situacional, es incapaz de realizar un análisis rudimentario del objeto percibido, y solo nota rasgos comunes que juegan un papel directo en la actividad que actualmente realiza. La atención de los niños en edad preescolar no es permanente ni divisible. Un niño a menudo cambia de tema de interés, pasa de una actividad a otra y su atención involuntaria se centra en estímulos intensos, fuertes y atractivos. Cuando la atención libre comienza a formarse en los niños, la duración de las actividades individuales se vuelve más larga e indica que el niño está más enfocado y tiene la capacidad de concentrarse. El grado de concentración y capacidad para enfocar la atención depende de las características individuales del niño, por ejemplo, el temperamento. Los niños tranquilos y flemáticos pueden concentrarse más fácilmente y durante más tiempo en la actividad realizada, y los niños enérgicos y móviles suelen tener una atención divisiva y cambiar de actividad con más frecuencia.

Disfunción cognitiva en niños.

El deterioro cognitivo puede aparecer en los niños, es decir, a una edad muy temprana, y puede ser causado por varios factores. Se dividen según procesos cognitivos. Estos son:

  1. Trastornos de la percepción visual. Síntomas: mala percepción, incapacidad para distinguir y extraer detalles, mala asociación de observaciones visuales (orientación difícil en un nuevo entorno).
  2. Trastornos de la percepción auditiva. Síntomas: fatiga al escuchar largos cuentos de hadas o cuentos cortos, dificultad para recordar y aprender rimas y canciones, dificultad para hacer ejercicio y tocar rítmicamente.
  3. Trastornos del habla y del pensamiento. Síntomas: pronunciación incorrecta, dificultades para asociar hechos y relaciones de historias ilustradas, acertijos, rebotes.
  4. Trastornos del desarrollo emocional y emocional. Síntomas: reacción inadecuada a situaciones, incapacidad para controlar las emociones, baja independencia, ansiedad, sensibilidad, actividad alterada.
Hygge, o la filosofía danesa de la felicidad

El contenido del sitio web healthadvisorz.info tiene como objetivo mejorar, no reemplazar, el contacto entre el usuario del sitio web y su médico. El sitio web está destinado únicamente a fines informativos y educativos. Antes de seguir los conocimientos especializados, en particular los consejos médicos, contenidos en nuestro sitio web, debe consultar a un médico. El Administrador no asume ninguna consecuencia derivada del uso de la información contenida en el Sitio web.

Etiquetas:  Salud Sexo-Amor Medicamentos