Psicoterapia sistémica: cuándo usar, objetivos, curso, duración

La psicoterapia sistémica se utiliza principalmente en el contexto de la terapia familiar. Los conflictos familiares, los problemas de comunicación o las tensiones emocionales entre personas cercanas se analizan de forma sistémica, es decir, observando el desarrollo de las relaciones y los comportamientos en la familia. ¿Cómo funciona la psicoterapia sistémica y qué beneficios puede aportar a la familia?

ElenaNichizhenova / Shutterstock

¿Qué es la psicoterapia sistémica?

El enfoque de la psicoterapia sistémica se basa en el supuesto de que cada persona funciona a diario en varios sistemas o entornos que afectan su estado mental y emocional. Todo el mundo forma parte de diferentes sistemas, tiene una determinada posición en ellos y juega un papel específico. Esto es especialmente cierto para la familia, así como para el entorno laboral y escolar.

Según la teoría de sistemas, cualquier desequilibrio (comunicativo, emocional) en un determinado grupo de personas tiene consecuencias para todos sus miembros. Funcionamos en un determinado sistema de dependencias y conexiones con otras personas, por lo que incluso un factor puede contribuir a la aparición de diferentes efectos para cada persona en un sistema dado. Son estos supuestos del concepto sistémico los que contribuyeron a su uso, en primer lugar, en la psicoterapia familiar.

La psicoterapia familiar sistémica se centra en las relaciones, la comunicación entre los miembros de la familia y sus roles. A partir de la observación y la conversación, el psicoterapeuta analiza las dificultades, busca sus fuentes y propone posibles soluciones a los problemas. La psicoterapia familiar a veces se lleva a cabo de forma individual, pero son posibles las reuniones grupales con un terapeuta de varios miembros de la familia.

Lea también sobre otros tipos de psicoterapia:

  1. Psicoterapia cognitivo-conductual: ¿cómo funciona?
  2. Psicoterapia Gestalt: ¿para quién es adecuada y para qué sirve?
  3. Psicoterapia psicodinámica: para quién, qué es, cuáles son sus efectos.

¿Cuándo utilizar la psicoterapia sistémica?

La psicoterapia sistémica se propone principalmente en situaciones en las que se altera el funcionamiento de la familia, es decir, cuando surgen diversas patologías, conflictos, situaciones difíciles de la vida o dificultades de crianza. En un sistema familiar que funcione correctamente, las dificultades se resuelven de manera conjunta, de acuerdo con ciertas reglas internas y en armonía. Si la armonía se altera en algún nivel, pueden surgir conflictos y más malentendidos y problemas pueden acumularse cada vez con mayor claridad.

El desequilibrio y el deterioro de la situación familiar son el resultado de eventos específicos o patrones de comportamiento establecidos. Aquí hay unos ejemplos:

  1. el divorcio de los padres puede tener un impacto negativo en el niño: puede causar problemas de aprendizaje, irritabilidad, inestabilidad emocional;
  2. un trastorno mental de uno de los miembros de la familia afecta al resto del hogar;
  3. comunicación limitada en la familia: los tabúes de los que no se habla pueden en algún momento convertirse en una fuente de conflicto y malentendidos, y afectar el desarrollo de los niños que no pueden discutir ciertos temas en un ambiente familiar seguro;
  4. Violencia mental o física: patologías familiares que afectan el desarrollo de niños y adolescentes, así como el estado mental de miembros adultos de la familia.

Si nos preguntamos si es el momento adecuado para acudir a psicoterapia para la familia, lo mejor es consultar a un especialista. Un psicólogo o psicólogo con calificaciones psicoterapéuticas puede sugerir una terapia sistémica, un tipo diferente de terapia o indicar un curso de acción alternativo. De esta forma, una indicación suficiente para una consulta psicológica o psicoterapia puede ser:

  1. problemas educativos: comportamiento agresivo en un niño, retraimiento, llanto, hiperactividad;
  2. síntomas perturbadores en adolescentes: trastornos alimentarios, comportamiento autodestructivo, síntomas de depresión, rebelión, dificultades de comunicación;
  3. problemas matrimoniales: peleas, problemas con la división de deberes, compromisos, expectativas diferentes;
  4. trastornos mentales o emocionales: los trastornos mentales que afectan a uno de los miembros de la familia, también afectan a otras personas, son una fuente de tensión, falta de comprensión o son una carga para ellos;
  5. Crisis familiares: enfermedades crónicas, adicciones (por ejemplo, alcoholismo), muerte de un miembro de la familia y otros eventos aleatorios son una fuente de emociones negativas, y no todo el mundo es capaz de lidiar con ellas o reacciona basándose en mecanismos de afrontamiento desfavorables, lo que se refleja en todos sobre el sistema familiar;
  6. Conflictos: pueden surgir conflictos de intereses y tensiones entre los cónyuges, en la relación entre los hijos (incluidos los adultos) y los padres, así como entre hermanos.

Objetivos de la psicoterapia sistémica

Durante la psicoterapia sistémica, el líder intenta cooperar con los pacientes de tal manera que se alcancen metas específicas que permitan un cambio beneficioso en el funcionamiento de la familia. Esto se logra de varias formas, es decir, interfiriendo con varios aspectos del funcionamiento de las estructuras familiares.

A través de la psicoterapia sistémica, puede intentar marcar claramente los límites entre las personas, así como sus tareas y roles. La realización de este objetivo permitirá limitar la interferencia de los padres en la vida de los hijos adultos o la interferencia de los hijos en el matrimonio de sus padres. De esta manera, los padres también pueden ser conscientes de que están controlando demasiado a sus hijos o no les están prestando la debida atención.

Otro objetivo de la terapia familiar es trabajar en las relaciones emocionales de sus miembros. Las emociones negativas, la dependencia emocional, pero también la individualización excesiva y el desapego de los asuntos familiares son perjudiciales para el buen funcionamiento. Trabajar en problemas familiares individuales a menudo también requiere el desarrollo de un sistema de comunicación eficaz.

Psicoterapia sistémica - curso y metodología

El primer paso para iniciar la psicoterapia sistémica es consultar a un especialista. Sobre esta base, puede decidir qué forma de terapia será la mejor en un caso determinado. A veces comienza con una terapia familiar individual que puede actuar como un impulso para un cambio positivo. También hay terapia familiar grupal o terapia grupal en varias configuraciones, por ejemplo, una conversación con los padres y el niño o solo con los padres.

  1. Verificar: El curso de psicoterapia: contratos, objetivos, metodología, duración.

El curso de la terapia en sí depende del caso específico, pero siempre se basa en el diálogo. El terapeuta también utiliza diversas técnicas terapéuticas, que implementa a partir de la observación, el análisis de las interacciones interpersonales en la familia, así como aspectos como la educación o la situación socioeconómica. Los pasos importantes que conducen al objetivo de la psicoterapia sistémica incluyen discutir y reformular el problema, hacer que los participantes de la sesión sean conscientes de las irregularidades en el área de interacción y comunicación, y animarlos a reflexionar por sí mismos. Los métodos particulares utilizados en la terapia familiar son preguntas circulares (verificación de la perspectiva de miembros individuales de la familia sobre un tema dado) y técnicas paradójicas (por ejemplo, ejecución deliberada y consciente de un comportamiento problemático).

La metodología de la psicoterapia sistémica depende en gran medida del enfoque del terapeuta. Vale la pena señalar aquí que en la corriente discutida de la psicoterapia se distinguen varios tipos, incluida la psicoterapia comunicativa sistémica, estructural y estratégica. Cada una de las escuelas mencionadas anteriormente se guía por supuestos teóricos ligeramente diferentes y establece los caminos para lograr el objetivo de manera diferente.

Hygge, o la filosofía danesa de la felicidad

¿Cuánto dura la terapia familiar?

La duración de la psicoterapia familiar sistémica es un asunto individual. Una sola sesión suele ser lo suficientemente larga para permitir un trabajo en grupo eficiente, por lo que puede llevar entre 60 y 90 minutos. La frecuencia de las reuniones depende de las necesidades de la familia y de la disponibilidad de tiempo, pero generalmente es una visita por semana o una visita por varias semanas. Unas pocas sesiones terapéuticas son suficientes para solucionar algunas dificultades, pero en casos más confusos o exigentes, la terapia sistémica puede durar meses.

El contenido del sitio web healthadvisorz.info tiene como objetivo mejorar, no reemplazar, el contacto entre el usuario del sitio web y su médico. El sitio web está destinado únicamente a fines informativos y educativos. Antes de seguir los conocimientos especializados, en particular los consejos médicos, contenidos en nuestro sitio web, debe consultar a un médico. El Administrador no asume ninguna consecuencia derivada del uso de la información contenida en el Sitio web.

Etiquetas:  Salud Sexo Sexo-Amor