¿Quieres empezar una dieta? Compruebe de antemano qué investigación vale la pena hacer

¿Sabes por qué fallan la mayoría de los intentos de pérdida de peso? Tomamos la decisión de cambiar tu dieta de una manera loca, y la evaluación adecuada de tu salud es clave para determinar la estrategia correcta de nutrición y entrenamiento.

Rostislav_Sedlacek / Shutterstock

Primero: morfología

Esta prueba de rutina le permitirá evaluar su estado de salud de manera integral. Los niveles bajos de eritrocitos, hemoglobina y hematocrito pueden indicar anemia y deficiencias de hierro, ácido fólico o vitamina B12, y niveles demasiado altos de deshidratación. Un análisis de sangre general nos da muchos consejos en los que basar nuestro diagnóstico inicial y también saber qué pruebas hacer a continuación.

Análisis de sangre: ¿cómo leer sus resultados?

Segundo: azúcar

La glucosa en sangre en ayunas es la prueba básica que se realiza para evaluar los niveles de azúcar en sangre. Aunque no proporciona una imagen completa de las fluctuaciones de la glucosa en el cuerpo, la hiperglucemia matutina indica problemas con la gestión del azúcar. Diagnósticos adicionales: medir la concentración de insulina y hemoglobina glucosilada permite confirmar la resistencia a la insulina o la diabetes. Si resulta que tiene diabetes, recuerde que no solo requiere una dieta adecuada, sino también consultas constantes con un diabetólogo y un tratamiento adecuadamente seleccionado.

Nivel de azúcar en sangre. ¿Cómo leer los resultados?

5 formas sencillas de reducir el azúcar en su dieta

Tercero: la glándula tiroides

Los trastornos hormonales son uno de los principales factores que pueden dificultar la pérdida de peso. Por eso es tan importante controlar la TSH, es decir, la tirotropina, una hormona que regula el trabajo de la glándula tiroides. Si el resultado de TSH es demasiado alto o demasiado bajo, será necesario determinar el nivel de triyodotironina libre (fT3) y tiroxina libre (fT4). Con base en esto, puede determinar si padece hipotiroidismo, que generalmente se asocia con el aumento de peso. O viceversa, con hiperactividad, que a menudo conduce a la pérdida de peso. Además, vale la pena probar el nivel de anticuerpos anti-TPO, cuya concentración aumentada puede indicar la enfermedad de Hashimoto. Los síntomas más comunes de esta enfermedad incluyen aumento de peso, fatiga, somnolencia, piel seca, caída del cabello y estreñimiento.

Hipotiroidismo: ¿qué es?

Cuarto: cortisol

El cortisol, la hormona del estrés, es secretado por las glándulas suprarrenales y, más precisamente, por la capa estriada de la corteza suprarrenal. Afecta el metabolismo de carbohidratos, proteínas, grasas y agua y electrolitos. Sus niveles son naturalmente elevados por la mañana, durante la actividad física y bajo estrés severo. La secreción crónica de cantidades aumentadas de cortisol se asocia con un aumento de los niveles de glucosa en sangre, lo que puede conducir al desarrollo de diabetes, obesidad e hipertensión. También aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Compruebe qué medicamentos utilizan los pacientes que luchan contra la hipertensión

Quinto: un monitor de presión arterial

La medición de la presión arterial es una de las pruebas más agradables. En primer lugar, no requiere derramamiento de sangre y, en segundo lugar, puede medir la presión usted mismo en casa, en el médico o en una de las muchas farmacias. La hipertensión, es decir, el resultado por encima de 140/90 mmHg, requerirá una modificación en la dieta. En primer lugar, reduzca la sal, el alcohol y las grasas, especialmente las grasas saturadas. Las dietas recomendadas en este caso son Mediterranean, DASH y Eco-Atkins, que cada vez es más popular.

Medición de la presión arterial: ¿cómo hacerlo correctamente?

Sexto: colesterol

Los nutricionistas recomiendan a las personas con sobrepeso que realicen un lipidograma, es decir, un análisis de los niveles de las fracciones de colesterol individuales en la sangre.

Descubra qué es el colesterol no HDL

Los valores incorrectos pueden indicar un metabolismo anormal de las grasas. En este caso, debe modificar su dieta de tal manera que iguale los lípidos en sangre.

Colesterol: ¿cuáles son los estándares?

Escuela de manejo superior

Además de la investigación básica, que nos brinda una descripción general de cómo funciona nuestro cuerpo y es fundamental para establecer la dieta adecuada, vale la pena hacer algunas otras. Las pruebas hepáticas (ALAT y ASPAT) evaluarán el funcionamiento del hígado y los riñones, y la prueba de Biernacki (ESR) y el nivel de proteína C reactiva (CRP) mostrarán si su cuerpo está desarrollando inflamación. El análisis de orina también es un ejemplo de una prueba útil previa a la pérdida de peso. Los cambios de color pueden indicar daño muscular o degradación de los glóbulos rojos. La causa de la falta de transparencia suele ser inflamación o gota. A su vez, las pruebas de alergias alimentarias y las pruebas de intolerancias alimentarias te permitirán eliminar de tu dieta los productos que provocan síntomas inquietantes, como dolor abdominal, vómitos, diarreas o alteraciones cutáneas.

Autopista

Si ya sabe lo que le pasa, puede empezar a perder peso. Recuerda que las dietas más efectivas se hacen a medida, es decir, individualizadas y ajustadas a las entidades patológicas. Por lo tanto, no copie la próxima dieta de moda, sino acuda a un nutricionista. Esta es la única forma en que puede estar seguro de que perder peso no le hará daño, pero ayudará a mejorar su salud.

El proceso de pérdida de peso se puede mejorar con una suplementación adecuada. La marca Allnutrition ofrece el complemento dietético Burn4All Extreme, cuya composición vegetal ayuda a suprimir el apetito y previene la acumulación de tejido adiposo.

Importante

No todas las dietas son saludables y seguras para nuestro organismo. Se recomienda que consulte a su médico antes de comenzar cualquier dieta, incluso si no tiene ningún problema de salud. Al elegir una dieta, nunca sigas la moda actual. Recuerda que algunas dietas, incl. bajas en nutrientes particulares o fuertemente limitantes de calorías, y las dietas mono pueden ser debilitantes para el cuerpo, conllevan un riesgo de trastornos alimentarios y también pueden aumentar el apetito, contribuyendo a un rápido retorno al peso anterior.

Etiquetas:  Salud Psique Sexo