Tendinitis de Aquiles: una lesión difícil de curar.

La tendinitis de Aquiles afecta la estructura más grande de este tipo en el cuerpo humano. La causa de las dolencias es en la mayoría de los casos la sobrecarga durante un esfuerzo físico excesivo, por ejemplo, trotar. El proceso de tratamiento de la tendinitis de Aquiles suele ser arduo y prolongado. Esto se debe al hecho de que esta estructura está poco vascularizada, por lo que los procesos de curación del daño se prolongan significativamente. ¿Cómo reconozco los síntomas de la tendinitis de Aquiles y cuál es el tratamiento?

iStock

Tendinitis de Aquiles - causas

La causa más común de tendinitis de Aquiles es un traumatismo en esta estructura como resultado de un sobreesfuerzo excesivo. Este tipo de situación ocurre cuando el tendón se ve obligado a trabajar duro y durante mucho tiempo. Esto se aplica a una variedad de actividades físicas que se basan en correr rápido. Se dice que la tendinitis de Aquiles es la lesión más común del corredor y tiende a repetirse. El problema afecta a personas de todas las edades, sin embargo, conviene recordar que con el tiempo las fibras que construyen el tendón reducen su elasticidad y fuerza, lo que hace que se lesionen con mayor facilidad. La tendinitis de Aquiles será más común en aquellos que aumentan la intensidad de su ejercicio demasiado rápido y se saltan el calentamiento. El terreno sobre el que se lleva a cabo el entrenamiento también puede afectar a demasiada carga en el tendón de Aquiles. Demasiado duro, como el asfalto, no favorece el buen estado de la estructura y aumenta el riesgo de lesiones. Cuando se trata de corredores principiantes, la posición del pie durante la carrera también es de gran importancia: si el peso corporal se transfiere a su lado interno, entonces el tendón de Aquiles está sobrecargado.

Presidente de la Sociedad Polaca de Enfermedades Atópicas: el tratamiento cuesta alrededor de 80.000. PLN anualmente, los pacientes están económicamente excluidos

Tendinitis de Aquiles - síntomas

Uno de los primeros síntomas de la tendinitis de Aquiles es, por supuesto, un dolor intenso en la parte inferior de la pantorrilla. También se acompaña de una sensación de calor que se extiende y, a veces, de hinchazón. Los síntomas empeoran por la mañana, antes y después del entrenamiento. El dolor de la tendinitis de Aquiles generalmente se detiene mientras haga ejercicio. Sin embargo, es importante poder distinguir los síntomas de la tendinitis de Aquiles de la rotura de esta estructura. La principal diferencia es que una rotura de tendón provoca un dolor repentino en la zona de la pantorrilla o el talón, que se vuelve azul y se hincha. Esta condición requiere atención médica inmediata.

Tendinitis de Aquiles - tratamiento

Como se mencionó, el tratamiento de la tendinitis de Aquiles es un proceso a largo plazo que resulta de una mala inervación de la estructura. Sin embargo, la terapia realizada correctamente puede acelerar la tasa de curación del tendón. Para que esto sea posible, un especialista debe diagnosticar adecuadamente la dolencia. Por lo general, el diagnóstico se basa en un examen de ultrasonido, que permite obtener una imagen detallada de los tejidos blandos dentro de los músculos de la pantorrilla. A veces, la situación también requiere una resonancia magnética, es decir, una resonancia magnética. El tratamiento de la tendinitis de Aquiles puede tardar hasta 6 meses. Depende de la gravedad de la lesión. Cuando se trata de aliviar el dolor, suele ser necesario utilizar analgésicos del grupo de los analgésicos no esteroideos, como: diclofenaco, naproxeno, meloxicam, ibuprofeno. Al tomar estos medicamentos, siga siempre las instrucciones de su médico o farmacéutico y la dosis del medicamento. También hay que recordar que los fármacos de este grupo muestran un efecto techo, lo que significa que muestran un efecto terapéutico en una dosis determinada. Cuanto mayor sea el número de comprimidos que tome, no aumentará el efecto analgésico. En el caso de la tendinitis de Aquiles, es necesario retirarse temporalmente del entrenamiento o limitar su intensidad. Esto permite una regeneración más rápida de la estructura y evita el riesgo de lesiones secundarias. Los procedimientos fisioterapéuticos, durante los cuales se realizan ejercicios de estiramiento, son útiles en el tratamiento de la tendinitis de Aquiles. Los masajes en la zona dolorida también son una buena forma de acelerar los procesos de curación. Sin embargo, si los tratamientos mencionados anteriormente no tienen éxito y la tendinitis de Aquiles continúa ocurriendo, es posible que se requiera cirugía.

Tendinitis de Aquiles - profilaxis

Para prevenir la inflamación del tendón de Aquiles, recuerde calentar adecuadamente y ajustar la intensidad de su entrenamiento al nivel de avance.

Lea también:

  1. Sueñas con empezar a correr. Aquí tienes algunos ejercicios para facilitar tu entrenamiento.
  2. Lesiones que llegará tarde o temprano a cualquier deportista
  3. ¿Cómo evitar las lesiones por esquí? Asesoramiento ortopédico

El contenido del sitio web healthadvisorz.info tiene como objetivo mejorar, no reemplazar, el contacto entre el usuario del sitio web y su médico. El sitio web está destinado únicamente a fines informativos y educativos. Antes de seguir los conocimientos especializados, en particular los consejos médicos, contenidos en nuestro sitio web, debe consultar a un médico. El Administrador no asume ninguna consecuencia derivada del uso de la información contenida en el Sitio web. ¿Necesita una consulta médica o una receta electrónica? Vaya a healthadvisorz.info, donde obtendrá ayuda en línea de forma rápida, segura y sin salir de casa.. Ahora puede utilizar la consulta electrónica también de forma gratuita en el marco del Fondo Nacional de Salud.

Etiquetas:  Psique Sexo Salud